fbpx
Invertimos en la conservación de árboles

Invertimos en la conservación de árboles

El cambio climático ya es una realidad. Debido al notorio aumento de la temperatura, ahora ciudades como Sucre, Zarcero y Cartago, entre otras, ya no son tan frías como antes.

El cambio climático se ve también reflejado en las lluvias, por eso ahora se escucha con más frecuencia de inundaciones o sequías, incluso lugares donde nunca habían sucedido. Los aguaceros suelen ser más cortos, pero muy fuertes, y según los expertos en clima, ahora llueve en minutos, lo que antes llovía en horas o hasta días.

El calentamiento global también está generando incremento en la cantidad de huracanes. Por ejemplo, en el año 2020 se generaron más huracanes clase 1, 2, 3, 4 y 5 que los registrados en el periodo 1991-2019 y para este año se pronostica un comportamiento similar al 2020.

Este cambio extremo en el clima se debe entre otros factores, a que los seres humanos ahora contaminamos más. Por medio del humo que sale de nuestros vehículos, de los gases que se escapan de los aires acondicionados, del uso excesivo de fertilizantes a base del petróleo, y de nuestros hábitos excedidos de consumo, liberamos más gases que ayudan a calentar más el planeta.

El exceso de Dióxido de Carbono (CO2) que es un gas que está presente naturalmente en la atmósfera, no permite que el calor salga del planeta y por ende, contribuye al aumento de la temperatura y al calentamiento global, cuyo principal efecto es el cambio climático.

Ante esta preocupación, Coopelesca decidió dedicar 1.555,65 hectáreas de terreno para la conservación de bosques. Esto, con el fin de proteger la biodiversidad, el agua y el suelo, así como mitigar el cambio climático.

Debido a que los árboles son la máquina natural más perfecta y eficiente para absorber Dióxido de Carbono (CO2), cuando en nuestra Cooperativa plantamos árboles y dejamos que se conviertan en bosques, estamos colaborando para que las partículas en exceso de Dióxido de Carbono presentes en la atmósfera sean absorbidas. Los árboles, por medio de sus hojas, funcionan como una máquina química que separa estas partículas de Dióxido de Carbono y convierten el Carbono y en más hojas, ramas, tronco, raíces, flores, frutos, los cuales son aprovechados también por otros animales y plantas.

Lo más impresionante y noble de esta máquina química que son los árboles, es que además de ayudar a descontaminar, liberan dos átomos de Oxígeno a la atmósfera, lo que hace el aire más apto y puro para todos los seres vivos.

Con el afán de conocer el impacto que tienen los bosques de la Cooperativa, en el año 2013, se inició el proyecto de medir el Dióxido de Carbono que los árboles extraen de la atmósfera en 429,73 hectáreas de bosque de las 1.555,65 Has en conservación, con las que cuenta la Cooperativa.

Esto nos ha permitido determinar que esas 429,73 Has de bosque ubicadas en las Centrales Hidroeléctricas, absorbieron el año pasado 4.868 toneladas de Dióxido de Carbono. Estos 4.868 millones de kilogramos equivalen a reducir lo que contaminaron 665 vehículos en un año.

También, hemos podido calcular la totalidad de Dióxido de Carbono que estas 429,73 hectáreas de bosque tienen almacenado en sus hojas, ramas, troncos, raíces, flores y frutos desde que existen.  En total, se trata de 119.080 toneladas de Dióxido de Carbono, lo que equivale a almacenar la contaminación que emiten más de 16.000 vehículos en un año.

Por estas y muchas otras razones, en Coopelesca celebramos el Mes del Ambiente, seguros de que trabajamos por el bienestar de nuestros asociados y del planeta.

Ambiental
Publicado el