fbpx
“El triunfo se alcanza con fe, confianza en sí mismo y amor”

“El triunfo se alcanza con fe, confianza en sí mismo y amor”

Homenaje a Cristina Marín. La acompañan Geovanny Villalobos, Presidente del Consejo de Administración de Coopelesca, Omar Miranda Murillo, Gerente General de Coopelesca y Evaristo Arce, representante de los Asociados de la Cooperativa.

Es una atleta que corre con el corazón.

Con escoba y carretillo en mano limpió por varios años las aceras y caños de Ciudad Quesada como trabajadora municipal.  Es una mujer valiente quien después de completar su jornada laboral bajo el sol o la lluvia, llegaba a su casa a realizar los oficios domésticos del hogar, atender a sus tres hijos y a su esposo, para luego elaborar pan casero para vender y mejorar los ingresos económicos familiares.

Su historia es ejemplar. Es una combinación perfecta de esfuerzo, dedicación, humildad, superación personal y entrega en todo lo que hace.

Cristina Marín González proviene de una familia de escasos recursos económicos compuesta por de 10 hermanos.

A los 10 años de edad su mamá descubrió en ella el potencial de Atleta, cuando la enviaba a hacer los mandados de la casa.

Todo comenzó cuando un día su madre le pidió a la hermana que la llevara a Venecia de San Carlos.  “Lleve a Cristiana a Venecia, a ella le gusta mucho correr“, recuerda Cristina, quien ese día regresó con tres medallas para iniciar lo que ha sido una carrera de éxitos en el Atletismo.

Casi todos recordamos al Dr. Martín de la Cruz Malavassi. Cristina cuenta que por 25 años don Martin le tendió la mano silenciosamente. Lo recuerda como una persona respetuosa, quien creyó en ella como deportista.

También agradece al conocido Orlando Castro (Patón), otro corredor que le enseñó disciplina, entrega y a superar sus propias limitaciones.

Con Patón como entrenador, Cristina Marín González corrió 29 carreras de San Carlos Borromeo, ganando 8.

En sus 42 años en el Atletismo competitivo, ha participado en 600 carreras y ganado la mitad, 300.

“Cada carrera que gano es para mi mamá y para Dios; le debo tanto a mi madre que fue la que me impulsó a ser la persona que soy”, dice Cristina.

Un de sus anécdotas fue en una carrera en Guanacaste.

Durmió esa noche en un carro porque no tenía plata para pagar el hotel; el dinero que consiguió prestado apenas le alcanzaba para la inscripción. Era una carrera de 16 kilómetros, donde las demás competidoras durmieron en hotel y se concentraron un día antes.

Cristina llegó 20 minutos antes de iniciar, segura de sí misma y sin calentamiento previo empezó a correr por campo traviesa y playones.  Pensando que debía pagar el préstamo y que el dinero del primer lugar sería de gran ayuda, faltando 6 kilómetros para la meta, dejó atrás a grandes corredoras como Gabriela Traña y Cristina Meoño.

Ese día fue grande para ella, llegó de primer lugar y se ganó un millón de colones, que luego invertiría en un apartamento para su familia.

Así son las historias de lucha, mística y esfuerzo de Cristina Marín. Dice que no puedo estudiar porque eran de escasos recursos económicos, pero gracias al INA salió adelante para emprender como estilista, panadera y seguridad privada.  También, ha trabajado como formadora de otros Atletas.

Cristina Marín González, medalla de oro en Juegos Deportivos Centroamericanos en 5 y 10 mil metros, agradece a Dios por lo que le dado a ella y a su familia. Su esposo Ronaldo Aguilar Jiménez, es su compañero de luchas a quien le tiene gran admiración por su apoyo.

Actualmente, esta destacada atleta sancarleña es miscelánea en la Municipalidad de San Carlos.

Por su mística, disciplina y ser ejemplo de esfuerzo y sacrificio, hacemos un reconocimiento a Cristina Marín González.

Autor: Álvaro Chaverri Solís. 

 

Familia Cristina Marín González

 

Coopelesca
Publicado el